Home / Amateur  / Alberto Briceño Burneo, fusionó su vida con el deporte

Alberto Briceño Burneo, fusionó su vida con el deporte

El fútbol y el ecuavoley son de las pasiones inolvidables de Alberto Arturo Briceño Burneo, lojano de nacimiento que paseó su talento por varios clubes y sectores de la ciudad. Jugaba como defensor izquierdo y es un ingeniero agrónomo de profesión.

 

Esos dos deportes han sido su refuerzo al espíritu y un medio sano para compartir entre amigos, sus alegrías y penas de aquellas gloriosas épocas del deporte lojano. Alberto Briceño Burneo, nacido el 20 de octubre de 1923, tuvo la educación primaria en la escuela Miguel Riofrío, donde recuerda a profesores como: Matilde Albear (Profesora de 1° grado), Manuel Carpio (3° Grado),  Marcial Tandazo (4° Grado),  Carlos Orellana (5° Grado), Miguel Ángel Suarez (6° Grado)…

 

También tiene en mente a algunos de sus excompañeros tales como: Alberto Muñoz (mestico), Otón Costa, Medardo Aguirre, Bolívar López… la educación secundario la cumplió en el colegio Bernardo Valdivieso, mientras que los superiores los cursó en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Nacional de Loja (UNL).

 

Durante su etapa formativa académica, jugó fútbol en el equipo de la Sociedad Obrera Primero de Mayo, además activaba en el ecuavoley, el deporte de aventura, la caminata y la caza y pesca.

 

Respecto a su pasión el fútbol, se desempeñaba como volante o defensor izquierdo, en tiempos del famoso sistema 3-2-5. La habilidad que tenía era saber defender el paso del balón sin maltratar al contendor, de ahí el dicho que “con San Joshé,  pasa la bola pero no el atacante”.

 

Fue admirador y seguidor de grandes lojanos que destacaban en el contexto nacional como el guardameta Hugo “pato” Mejía, que fue contratado y muy representativo en el club Everest de Guayaquil. También al guardameta Luis “negro” Carrillo, que jugó en Ambato.

 

Alberto Briceño Burneo tiene gratos recuerdos de brillantes jugadores de su época tales como: Enrique “diablo ocioso” Andrade, Luis “Tigre” Matute, Segundo “indio” Chicaiza, Augusto Witt, Gustavo Samaniego, Hugo “Pato” Mejía, Segundo Ruiz…

 

A su mente viene aquel  partido final del campeonato Ciudad de Loja, el 1 de mayo de 1948, entre el Vanguardia y Guante Rojo, cotejo que se definió por un penal, quedando el equipo de Alberto Arturo en segundo puesto.

 

Fue fundador y jugador del club Sociedad Unión Obrera Primero de Mayo, “Juventud Antoniana”, Vanguardia, Liga Deportiva Bernardina, Liga Deportiva Universitaria de Loja, Colegio Agropecuario de Daule, Club Social Deportivo Gualaquiza, entre los más destacados y de gloriosa recordación.

 

En su época la cancha donde pulía las destrezas era en la explanada donde fue la estación de ferias y buses, en donde hoy  se encuentra el parque Bolívar, donde era muy común perder el balón en las corrientes del rio o ensuciarlo en una acequia de excrementos, que pasaba por lo que hoy es la avenida 18 de Noviembre. También está en su recuerdo el estadio que hoy pertenece a Fedeloja, que en ese tiempo lucía como un potrero abierto muy irregular, señalado con cal y sin graderío, expresa.

 

Alberto Briceño fue seleccionado provincial en una sola ocasión para un encuentro en las festividades de las compañías mineras en Portovelo y añade que en ese entonces no existían técnicos o estrategas, sino que las decisiones se las tomaba en consenso con el capitán del equipo y ya dentro de la cancha la virtud era totalmente de los jugadores.

 

Hay mucho más que recordar con este personaje que ya es un adalid del deporte lojano y que hoy, su legado ya es una leyenda, un ejemplo para futuras generaciones del rey de los deportes.

 

En la intimidad

 

Nombres: Alberto Arturo Briceño Burneo,

Padres: Alberto Briceño y Rosa Elvira Burneo.

Hermanos: Delia María, León Pacífico, Dolores María, Jorge Enrique y María Argentina.

Esposa: Selva Andina Matute.

Hijos: Jorge Eduardo, Arturo Alberto, Deysi Miriam, Katy Elvira, Leonardo Augusto, Juan Carlos, Olsman Shandre, Miguel Agustín y Selva Andina.

A %d blogueros les gusta esto: