Home / Amateur  / Carapaz: ”Mis padres me dijeron que si tenía un sueño debía buscarlo”.

Carapaz: ”Mis padres me dijeron que si tenía un sueño debía buscarlo”.

Richard Carapaz, ciclista ecuatoriano de Movistar, habló con EFE sobre sus aspiraciones para esta temporada, entre las que se encuentra el Giro de Italia, y recordó el consejo de sus padres para ir en busca de un sueño que está cumpliendo.

 

Carapaz (Tulcán, El Carmelo. Ecuador; 1993) es una de las figuras del Movistar junto a los españoles Mikel Landa y Alejandro Valverde y el colombiano Nairo Quintana.

 

La Vuelta a San Juan es su primera carrera de una temporada en la que tiene, como gran objetivo, el Giro de Italia, en el que en 2018 ganó una etapa y fue cuarto de la general.

 

“Voy a tener un poco menos de responsabilidad al compartir el liderato con Valverde y Landa. Ellos tienen el objetivo claro y la carrera nos pondrá a cada cuál en su sitio, pero si tengo que ayudarles lo haré”, dice Carapaz, cuyo objetivo es “tratar de hacer una buena general”.

 

“El año pasado lo hice muy bien y no tenía equipo acorde, así que este año voy con la mentalidad también de levantar los brazos en alguna etapa”, confiesa.

 

Carapaz es toda una estrella en Ecuador, un deportista de referencia. “Lo que he podido lograr ha sido impresionante. Cuando empezaba pasaba desapercibido por el fútbol, pero ahora he logrado algo muy grande y la gente me sigue, se vuelca y me ve los progresos. Cuando volví después del Giro era una locura”, señala.

 

Sus éxitos han contribuido a que el ciclismo empiece a ser un deporte popular en Ecuador.

 

“En 2015 no veías un cicloturista en Ecuador para nada. Ahora se empieza a interesar la gente y ves grupos montando por las carreteras”, confiesa Carapaz, cuya fama masiva empezó tras el último Giro.

 

“Nadie había logrado algo tan grande. Había periodistas poco preparados para comentar esto y lo hacían como un equipo de fútbol. Para mi es un gusto poder tener a tanta gente que te sigue. No tengo presión porque no debo nada a nadie. Lo que tengo lo he conseguido yo. Me encanta, me gusta y me apasiona el ciclismo”, señala.

 

Durante buena parte del año, Richard Carapaz vive en Pamplona. “Me gusta mucho. Es una ciudad tranquila. No tengo coche y en cinco minutos estoy en el centro con transporte público”, confiesa el ecuatoriano, que también vivió en Colombia cuando empezó a apostar por perseguir su sueño.

 

“En mi país no hay ciclismo y si quieres salir tienes que ir como primera opción a Colombia”, dice Carapaz, que ganó la Vuelta de la Juventud con en 2015 y empezó a despuntar.

 

Antes, estuvo viviendo “un poco de tiempo en Bogotá para competir en un equipo de cadetes. Allí estuve dos años. Corrí una Vuelta al Porvenir, me renovaron por hacer una buena general y cuando iba a pasar al amateur volví a mi país con el equipo sub’23”, recuerda.

 

Sin embargo, sus recuerdos y afición por el ciclismo vienen de antes. “Al vivir en la frontera, en Tulcán -a cuatro horas de Quito-, a 3.000 metros, siempre escuchaba por la radio la Vuelta a Colombia. Luego tuve la casualidad de que mi primer mentor, Juan Carlos Rosero, que corría en Colombia, era del pueblo y montó una escuela”, apunta.

 

“Con el tiempo me tuve que ir y fue difícil salir de casa. Mis padres me apoyaron mucho porque me dijeron que los sueños hay que buscarlos y que en Ecuador no había gran futuro. Me encontré con buenas personas en Colombia y me acogieron bien, pero sin embargo poderme comunicar con la familia era difícil porque tenía pocos recursos para un celular. Cuando empecé a dar buenos resultados ya sí volvía a casa más a menudo”, recuerda.

 

“Ha sido duro, he comido mucha mierda, pero ahora tú le ves la cara a mi madre y está orgullosa. Me dieron un consejo que he seguido. Me dijeron, ‘si tienes que ir a Colombia no tengas miedo. Los sueños no van a ir a por ti, hay que ir a buscarlos’. Por eso pienso que si se presenta la oportunidad hay que aprovecharla”, dice.

 

La constancia, el trabajo y los buenos resultados le llevaron en 2016 a España, al Lizarte, filial del Movistar. “Cuando me llamó Eusebio Unzué no me lo creía porque en Colombia hay una radio en la que te llaman y te hacen bromas”.

 

“La expectativa era ir a Europa y probar suerte, pero me he mostrado tal y como se ha podido ver y ahora me siento a gusto. En España se corre muy diferente a América o Argentina. Se corre más al ataque, al que más resiste, con poca estrategia, y eso en Europa ha cambiado mucho”, confiesa.

 

Aparte del Giro, hay otro sueño muy especial que tiene. “Sueño con hacer un Tour, pero no hacerlo solo por ir, sino hacer una buena general. No quiero ir a presentarme y ya. Si no, es mejor esperar. Sé que se necesita un poco más de preparación, pero quiero estar con el mismo ideal de pelear por lo máximo”.

 

De momento, después de San Juan, irá a Colombia y luego a Europa para la París-Niza, dos ‘clásicas’ en Italia y regreso a Ecuador para preparar el Giro. Ese es el calendario que maneja en los próximos meses.

 

Al Tour no está previsto que acompañe a su amigo Nairo Quintana, mentalizado con la ronda francesa. “Va a ser su objetivo. Se le ha visto que ha estado preparándose muy bien. Estuvo en Colombia y quiere que sea un año muy positivo y las cosas le den, aunque también dependes de las circunstancias de carrera”, señala.

 

La Vuelta a España la ha corrido dos veces (2017 y 201) y es una carrera con la que mantiene una relación atípica.

 

“El primer año no me gustó mucho porque pasé mucho calor y eso me mataba, pero luego he visto que la carrera está muy bien. Todo es cuestión de irse adaptando y también me gustaría tener una casaca roja en casa”, concluye. EFE

A %d blogueros les gusta esto: