Home / Fútbol  / Primera A  / DELFÍN silenció el Monumental y acaricia la final del campeonato

DELFÍN silenció el Monumental y acaricia la final del campeonato

Delfín venció 2-1 a Barcelona en su estadio con todo en contra. Enfrentó a un equipo ofensivo, el más goleador del torneo y que se puso adelante a los 20 minutos apoyado por su hinchada que llenó al Monumental.

Pero Delfín salió a la cancha con un cartel que decía “Va por tí Manabí”, en homenaje a su provincialización. Una premonición para lo que vendría.

El cetáceo escribió hoy una de las historias más brillantes de la provincia en sus 193 años de creación. Queda a un punto de ser finalista y ser el primer equipo manabita en jugar Copa Libertadores. Mejor regalo imposible

El juego empezó como una tromba el amarillo impulsado por una afición que cantaba con euforia.

Sin Díaz, sin Álvez y sin Ayoví, recambios del DT Guillermo Almada, pero con Washington Vera, Érick Castillo y Nahuelpán desde el inicio, Barcelona SC salió lanzado al ataque y en siete minutos ya se había aproximado cinco veces al arco rival. En la más clara, Érick Castillo disparó a quemarropa y el portero Ortiz, en una reacción estupenda, atajó una pelota con destino a red.

Delfín apelaba a lo que más sabe cuando juega de visita: pelotas largas  para Garcés y Ordoñez que provocaban faltas. Así reposaba el equipo en ataque.

Hasta que a los 19, Nazareno dejó un espacio del que Barcelona hizo oro. El lateral izquierdo fue a presionar al arquero Banguera una pelota perdida. Pelotazo largo del golero, recibió Esterilla ante la marca de Luna, relevo que cubría el espacio de Nazareno. Sin oficio para marcar sobre la línea, Esterilla lo llevó hasta el fondo, centró para Nahuelpán que cabeceó una pelota difícil que sacó a medias Ortiz. El rebote lo guardó a la red Vera.

El gol apagó la intensidad de Barcelona y no la moral de Delfín que fue a buscar el empate.

Murillo apareció en el juego como un interior por izquierda. En una remató una pelota que se iba a colar en el ángulo si no hubiera sido porque Banguera aruñó el balón por encima del arco.

En otra, Sierra, que había aparecido poco, ganó una pelota dentro del área y remató a donde estaba bien ubicado Banguera, premiado antes del partido como jugador del mes. Banguera anda bien. Delfín mereció irse al descanso con algo más con el cero en el marcador.

Segundo tiempo

El inicio del segundo tiempo fue distinto. La pelota se luchaba lejos de los arcos. Pasados los 10 minutos, Castillo aprovechó una pelota filtrada a la espalda de Henry Cangá y Nazareno para centrar rasante al corazón del área. Cerró Marcos Cangá barriendo al tiro de esquina ante la presión de Nahuelpán.

Delfín iba con sacrifico al ataque. Los “canarios”, incapaces de marcar a Murillo y “La Tuca” Ordóñez hacían faltas cerca del área.

En una, Garcés remató un tiro libre que se coló por la barrera y que se le filtró por debajo del cuerpo de Banguera, en su único error del partido. Era el empate de un equipo que no se rinde ante la adversidad.

Soltó todo lo que tenía Almada en la banca sentido por el golpe. Sacó a Erick Castillo y a Segundo Castillo para poner a Díaz y a Álvez en una apuesta al todo o nada.

El partido se hizo de ida y vuelta. Había espacios. Fue a buscar Barcelona y dejó espacios. En un contragolpe magistral, Mera, quien había ingresado, cedió una pelota al espacio para Ordóñez. “La Tuca” avanzó, se hizo espacio y remató cruzado. Enmudeció el Monumental.

A %d blogueros les gusta esto: