Home / Amateur  / Educación y Deporte

Educación y Deporte

Entre una gran cantidad de simpatizantes, espectadores, aficionados, seguidores y profesionales, vinculados a la actividad deportiva, frecuentemente exponen preguntas que convergen a una sola: ¿Qué está pasando actualmente con el deporte?

 

Conjuntamente con no obtener resultados importantes, en el ámbito internacional, salvo excepciones muy puntuales, hemos perdido nuestra competitividad y honor deportivo, y existe una baja percepción de las personas u “agentes”, que de forma directa o indirecta, participan de ésta actividad, que se genera a través del deporte.

Y entre ellos nos encontramos con comentaristas y periodistas, quienes más que presentar soluciones están preocupados de su protagonismo o la descalificación de sus colegas, deportistas y dirigentes; los dirigentes, que pasan mas tiempo justificándose y descalificando a sus colegas, periodistas y deportistas; los deportistas, señalando que no son escuchados, que el rendimiento no es culpa de ellos, sino la falta de apoyo económico y roce nacional e internacional; algunas autoridades del gobierno, bien intencionados, pero con una baja formación en gestión deportiva y, el desconocimiento que el deporte es una industria más de la economía nacional; y por último, los espectadores, aficionados o hinchas, que sólo reclaman que todo está mal, pero no presionan para hacer cambios.

 

Si agregamos la falta de ídolos, triunfos, y últimamente frustraciones de carácter socio- económicas, qué podemos esperar del deporte? Es indiscutible que estamos en una sociedad donde los niveles de educación y formación de los agentes no son buenos; y la única solución es asumir que la industria del deporte, es una industria como cualquier otra de la economía nacional y, para revertir el estado actual, no existe otro camino que la formación en gestión deportiva.

 

Profesionalizar la actividad deportiva y volver a las aulas, es el único camino para formar deportistas, dirigentes, periodistas y comentaristas competentes y competitivos, donde las excusas y justificaciones dejan de tener cabida. Así, lo han considerado países como Cuba, los miembros de la Comunidad Económica Europea y Estados Unidos. No debemos olvidar que el deporte es una industria y debe ser tratada como tal, donde en su calidad de recreación, participan millones de personas y representa un alto porcentaje de los gastos de la población.

 

Habiéndose dado algo de cambio estructural de los organismos deportivos nacionales y provinciales, en base a lo que la vigente ley del deporte lo determina, se ha dado en percibir comentarios y observaciones de quienes presagiaron el fracaso, cuando asumieron el importante como difícil rol dirigencial, personas poco conocidas o casi nada relacionadas con la actividad.

 

Pero acaso, ¿no fue factible haberles procurado buenos deseos de éxitos, acogiendo sus determinaciones de cambiar las actitudes o al menos mejorarlas para bien del deporte en general?

 

Claro que sí; y todavía es momento de apreciar tales supuestos, para que ese afán de cambio, venga acompañado de un inmediato y fundamentado proceso de educación deportiva. No variará nada, si en la renovación iniciada, quienes están para reemplazar los caducos cuadros, no piensen en una verdadera armonía entre lo educativo y deportivo.

 

Fernando Vire Riascos,

manuelfvr1@yahoo.es

A %d blogueros les gusta esto: