Home / Fútbol  / Primera A  / Emelec ganó el “clásico” y acaricia la final

Emelec ganó el “clásico” y acaricia la final

Emelec goleó 3-0 al Barcelona SC en un partido postergado de la décima fecha y se pone como favorito para ganar la segunda etapa. Los azules llevan cuatro puntos de ventaja sobre Delfín, a cuatro fechas para que se termine el torneo ecuatoriano.

Fue un partido épico de los azules. Un Clásico que recordó el 3-0 de la final del 2014. Emelec no solo ganó a su acérrimo rival: lo bajó de cualquier opción matemática para pelear por el Campeonato, pone en riesgo su clasificación a la Copa Libertadores y encima los llovieron con los gritos de ‘Olé’ de la hinchada.

​Los amarillos, que peleaban hace un mes por ser campeones de la Copa, se quedarían sin pan ni pedazo. Barcelona está a cuatro puntos del Macará en la tabla acumulada. Tendrán que ganar sus cuatro cotejos pendientes y esperar un tropiezo de los ‘celestes’ para batallar por el repechaje al torneo.

Fue el mejor Clásico del Astillero del 2017. Dos equipos que jugaron un intenso ida y vuelta, que terminó liquidado gracias a la solidez del ataque de Emelec y los errores que regaló Barcelona durante el compromiso.

Marcos Mondaini anotó el primer tanto a los 25 minutos. Un tiro libre cobrado por Fernando Pinillo se desvió en el mediocampista y engañó a Máximo Banguera. El golero jugó uno de sus peores partidos del año.

Parecía que Barcelona SC se recuperaba. Jugaba con su fútbol potente por los costados y Damián Díaz tuvo una oportunidad para marcar el descuento con un disparo que se fue a la mano de Esteban Dreer.

Todo cambió en el segundo tiempo. Los toreros parecían jugar con más nervios y de eso se aprovechó Emelec, con un inspirado Fernando Luna. El argentino se fabricó una falta y su tiro libre se desvío en Béder Caicedo para conseguir el segundo tanto a los 65 minutos.

No sería lo mejor del compromiso. A los 73 minutos, Ayrton Preciado bailó al mediocampo del Barcelona SC y con su remate al costado izquierdo de Banguera cerró el fervor que se respiraba en el Monumental.

Los gritos de Olé, los fallos de Nahuelpan y las pinturas de Preciado quedaron como anécdota, en un Clásico que deja a los azules con un paso hacia la final del Campeonato.

A %d blogueros les gusta esto: