Home / Figuras  / Los hermanos Cuenca ganaron la vuelta a la Republica y fueron ovacionados en Loja

Los hermanos Cuenca ganaron la vuelta a la Republica y fueron ovacionados en Loja

La XXVIII edición de la Vuelta automovilística a la República del Ecuador tuvo un recorrido de 1833 kms. Esta edición arrancó el sábado 8 de noviembre de 2003 en la ciudad de Loja y finalizó en Ambato el sábado 15 de noviembre.

 

El superprime de velocidad se disputó en la ciudadela del Chofer-Las Pitas con la presencia de 65 competidores que se registraron en la carrera y se aprestaban a correr en un terreno que se hallaba apto para la ocasión. Tenía una extensión de 3 kilómetros.

 

En inicio largaron de dos en dos los autos de menor cilindrada, seguidos por las 10 motos en su mayoría de pilotos quiteños y finalizaron los autos turbo alimentados, donde Fabricio Cuenca y Luis Valverde protagonizaron  el mejor duelo de la tarde. El lojano logró la victoria y la gran afición ovacionó a la tripulación local.

 

La puerta de la ciudad, edificación de estilo medieval que se encuentra en la entrada a Loja fue el lugar ideal para la concentración de los autos y motos el domingo 9 de noviembre. El Alcalde José Bolívar Castillo dio la salida, el primero en aproximarse fue la moto del cuencano Valdivieso y en autos Homero Cuenca junto a su hermano Rubén que a último momento decidieron participar juntos porque era complicado para el equipo de abasto mantener a los dos pilotos.

 

Ellos fueron los primeros en salir a cumplir el primer enlace en su Subaru Impreza. Se encontraban nerviosos, porque “es una responsabilidad abrir el camino a los demás pilotos”.

 

Fabricio Cuenca de 24 años, a pesar de no participar en el campeonato nacional de Rally, se encontraba entusiasmado por retener el título que lo consiguió el año anterior. Partieron rumbo a Cuenca y se despidieron de su tierra natal sacando las manos por las ventanas y con el símbolo de victoria.

 

Los primeros en partir fueron los autos de la categoría de más de 2050 cc que obtuvieron el mejor tiempo ante el poderío de sus máquinas, seguidos de las otras categorías participantes.

 

La primera etapa conectaba las ciudades de Loja-Machala-Cuenca y se convirtió en un verdadero filtro de máquinas, al parecer los que se encontraban en buen estado pasarían esta prueba, por lo largo del recorrido, lo sinuoso del camino y el mal estado de las vías. Tuvo un recorrido de 469,9 Kilómetros en total. Homero Cuenca fue el ganador de la etapa y coincidió con la mayoría de pilotos al referir que los caminos estuvieron complicados.

 

Los abandonos estuvieron a la orden del día y en el caso de Nino Paredes fundió el motor al ascender de Machala a Cuenca. Álex Aguilar, piloto azuayo en una curva se salió del trazado y cayó a más de 50 metros en un precipicio, pero sin sufrir mayores consecuencias personales. Fernando “Banana” González tuvo problemas mecánicos en el Subaru de color naranja y quedó de lado la esperanza de Azuay en la Vuelta.

 

El lunes 10 fue el primer día de descanso para pilotos, porque mecánicos y técnicos trabajaban incansablemente para ajustar y afinar detalles de los vehículos. A Cuenca llegaron 46 autos de los 64 que se inscribieron y las motos arribaron en su totalidad.

 

La segunda etapa entre Cuenca-Riobamba tenía una extensión de 325.15 kilómetros y se caracterizó por ser más rápida y la diferencia la marcó la serie de deserciones de favoritos para ganar la prueba, tanto en autos como en motos.

 

Nino Paredes se reenganchó para continuar en pelea por el campeonato, sin embargo su motor nuevamente presentó problemas y abandonó definitivamente la competencia. Igual situación ocurrió con Marcelo Garzón.

 

En el sitio “El Descanso” se produjo un caso peculiar que rara vez se da en los rallies, la máquina de Fabricio Cuenca llegó antes que el vehículo abridor de Aneta porque este tuvo fallas mecánicas. El lojano estuvo molesto porque la vía se encontraba libre al tránsito vehicular.

 

Luis Valverde en su Mitsubishi Evo que se encontraba en segundo lugar se estrelló contra una alcantarilla en el tramo Cañar-El Tambo debido a un montículo de tierra. Aparentemente unos sujetos lo habrían realizado desde una camioneta, denunciaba el piloto ambateño.

 

De este percance aprovechó Miguel García en su Ford Escort y Patricio Cuesta en su Mitsubishi Lancer para mejorar tiempo y ubicación.

 

La tercera etapa entre Santo Domingo y Esmeraldas disputada el miércoles 12 no tuvo inconvenientes y se quedaron en el segundo día de descanso de la competencia.

 

Para el viernes 13 de noviembre y recorridos casi 80 kilómetros la organización decidió suspender la carrera por la muerte de Freddy Omar Diaz, miembro del equipo de abasto del piloto Santiago Gutiérrez. Se corrían los tramos entre Ibarra y Quito de la cuarta etapa.

 

Alfredo López, presidente de la comisión deportiva de Aneta cuestionó la falta de control de la Policía, pese a que se hallaban presentes miembros de la entidad no evitaron que los vehículos ingresen a las vías.

 

Los pilotos en general mostraron su inconformidad y exigían a través de los medios de comunicación, que la organización brinde mayor seguridad a las tripulaciones.

 

Fabricio Cuenca junto a su hermano Rubén seguían liderando la competencia a falta de la última etapa. Los escoltaban Miguel García y Patricio Cuesta.

 

En la quinta y última etapa entre Quito – Ambato el nerviosismo se apoderó de familiares y amigos de la familia Cuenca Chamba que esperaban ansiosos el arribo del Subaru Impreza. Cerca de las 16h00 la tripulación recibió la bandera a cuadros y con ello se desató la euforia y la alegría del equipo lojano. Subieron al auto, flamearon la bandera de Loja y gritaron ¡Campeón!

 

Misión cumplida decía Adolfo Homero Cuenca propietario del equipo Lojacar, que lideró cómodamente la competencia de principio a fin.

 

Más ganadores

 

José Luis Sevilla, de Tungurahua, fue el campeón nacional de rally. El triunfo fue por partida doble porque también fue el ganador en su categoría de 1.401 a 1.650 cc.

 

En las otras categorías los campeones fueron: Miguel Merchán (de 1.651 a 2.050 cc), Édison Garzón (de 1.151 a 1.400 cc) y Álvaro Yánez (de 0 a 1.151 cc).

 

En motos el ganador fue Juan Carlos Valdivieso en su Honda.

 

Dato curioso

 

De los 62 vehículos inscritos llegaron 32 y la etapa más complicada fue Loja-Machala-Cuenca.

 

Luis Valverde anuncia que se retira del automovilismo por falta de auspicios y se dedicará a correr sólo las Vueltas a la República.

 

Miguel García no pudo culminar la competencia porque su auto no encendió en el enlace de Pelileo- Benítez.

 

El Subaru en venta

 

El Subaru Impreza que ganó las vueltas a la república 2002 y 2003 estaba a la venta. Los planes de la familia Cuenca consideraban participar en el rally Mundial de Argentina, México y Chile. Para ello necesitaban adquirir otro auto porque el Subaru era un auto mejorado y no correspondía a la categoría N (ni a la A) que establece la FIA. El piloto descartó participar en el torneo nacional 2004.

 

Rubén que fué el copiloto en la Vuelta, correrá el campeonato en la serie de 0 a 1400 cc, en un Renault Clio.

 

Recibimiento en Loja

 

En una ceremonia especial realizada el domingo 16 de noviembre, en el Parque Central de la ciudad de Loja fueron recibidos los ganadores de la XXVIII edición de la Vuelta a automovilística a la República del Ecuador

 

Fabricio y Rubén junto a su gran equipo, se trasladó hasta la tribuna levantada en la calle Bolívar, en donde fue objeto de múltiples manifestaciones de afecto por parte de las autoridades lojanas y del público en general. El alcalde José Bolívar Castillo impuso una corona de laureles a los hermanos Cuenca por su gran desempeño, destacando la gesta cumplida por estos jóvenes valores del deporte tuerca de nuestra provincia y del país y que, sin dudas, honran a Loja en sus fiestas aniversarias de Emancipación Política.

 

Fabricio se mostró muy contento por el éxito alcanzado, manifestando que la etapa más dura fue la primera por la naturaleza del terreno. “Mantuvimos nuestro ritmo tratando de cuidar el vehículo y las cosas se dieron y logramos terminar la carrera y gracias a Dios con éxito”, manifestó.

 

El triunfo lo dedicaba a su padre, a su madre, a su hija, a toda la familia que le ha apoyado y a todo el equipo que ha trabajado arduamente para conseguir el triunfo, “a toda la gente de Loja que siempre nos ha estado apoyando”, dijo, añadiendo que este triunfo “es un regalo de su parte para Loja, en sus fiestas aniversarias de emancipación política. Sin duda este triunfo es de Loja”, concluyó.

 

Junto a Homero se encontraba también Patricio Costa que en su categoría 1600cc a 2000cc, entre 14 vehículos, se ubicó en el tercer lugar, manifestando que “esta ha sido mi primera experiencia en una Vuelta a la República. Para primera vez nos ha ido de maravilla”, expresó sin disimular su satisfacción.

A %d blogueros les gusta esto: