Home / Amateur  / Oportunidades en el caos

Oportunidades en el caos

Hace pocos días algunos sino todos los sectores representativos del Ecuador pedían la hoguera para el Ministro de Finanzas, por haber cancelado en plena triple crisis (como la han llamado nuestras autoridades), un poco más de 300 millones de dólares de la impagable deuda externa que históricamente ha agobiado al país, siendo según el funcionario objetado, una obligación que debía honrarse so pena de la ira de los acreedores, quienes no facilitarían más créditos a un país que risiblemente da la impresión dependía de esos 300 millones para sobrevivir, vaticinios de los que se hicieron eco los agoreros del desastre, de esos que nunca faltan para pescar a río revuelto, o sea los políticos que todos conocemos.

 

Ahora ¿que pasaría si en lugar de los 300 hubiesen sido 800 los millones que debían ser reembolsados? La imaginación queda corta para pensar cual en la reacción de nuestros gobernantes, peor aún si ese egreso era por no cumplir una actividad que a simple vista no parece complicada, como es el practicar el fútbol. Pues esto es lo que la Liga Inglesa deberá reintegrar a los propietarios de los derechos de televisión, de no reanudarse las competencias de la Premier League y las categorías que le siguen suspendidas a causa de la pandemia global.

 

Las opiniones sobre la reanudación del fútbol son tantas como la cantidad de personas que las emiten. Hay románticos como el histórico Técnico Campeón del Mundo César Luis Menotti, quién como parte de la vieja escuela piensa que no pueden realizarse encuentros sin público, con el argumento muy argentino por cierto, de que la presencia del hincha es la razón de ser del popular deporte, o sea está del lado de quienes piensan que se debe retomar la actividad de la forma como todos la conocemos.

 

Hay otras posiciones radicales como el caso de la Liga Holandesa, que éste viernes 24 de abril ha dado por concluido su torneo, dejando vacante el título, así como los ascensos y descensos, o sea temporada completamente perdida, asumiendo los costos que supondrá esta decisión que para ese primer mundo no será difícil superar.

 

Existen puntos medios como los manifestados por los directivos de las Ligas Alemana, Inglesa y Española, de realizar las programaciones sin público, con la garantía de que sus súper profesionales jugadores se mantengan concentrados en sus instalaciones para no ser objeto de contagio en sus actividades personales y familiares, algo que parece justificado y por supuesto posible dada la cantidad de dinero que perciben sus actores.

 

Es evidente que el factor económico es lo principal en este último pensamiento, justamente por lo que habíamos traído a colación con el caso del reembolso de los 800 millones, criterio éste que tiene un punto muy importante a su favor, como es el que la transmisión de los juegos no acarreará devoluciones de ningún tipo, más bien supone una impensada oportunidad de negocios, puesto que con las tres cuartas partes de la población global encerrada en sus casas, esta se convierte en miles de millones de seguros espectadores, lo que traducido son igual cantidad de suscriptores de televisión pagada y potenciales consumidores de los productos que ofrecen los anunciantes, haciendo poco importante la presencia del público en los estadios, pues al final esos clubes no viven de las taquillas como en el caso de la mayoría de los equipos ecuatorianos, que por cierto no tienen un pronunciamiento oficial a la fecha, lo que igual no parece importarle a nadie, aún.

 

Ab. Robert Eduardo Feijoó Chicaiza

A %d blogueros les gusta esto: