Home / Amateur  / Elián Quichimbo lleva a Paltas y al baloncesto en el corazón

Elián Quichimbo lleva a Paltas y al baloncesto en el corazón

En la segunda etapa de la Liga Nacional de Baloncesto Menores U16 hubo varias figuras en los equipos lojanos: Legend y  el club Caciques de Paltas. Uno de ellos es Elián Quichimbo Torres, un joven paltense de 16 años que cambia su timidez personal cuando entra a la cancha.

 

El “gato” Elián, como cariñosamente lo llaman por el color de sus ojos, fue referente porque cuando su equipo más lo necesitó demostró su experiencia ganada desde sus inicios en el baloncesto y aportó para la clasificación de Caciques de Paltas a la semifinal que jugarán en Riobamba este fin de semana.

 

Recuerda que empezó en el baloncesto desde niño cuando estudiaba en la escuela Maristas de Paltas y fue reclutado por el entrenador Edwin Macías. Por su constancia y deseo de ser mejor cada día, quiso imitar el juego de su tío Israel Torres y con humildad dice en voz baja “creo que ya lo he superado”; y, sonríe.

 

Eso se demuestra porque es parte de la selección de Paltas y de Loja. Con los paltenses fue parte del equipo que obtuvo el bicampeonato intercantonal 2017 y 2018 jugando sendos encuentros ante la poderosa Loja. Agradece la confianza también del entrenador Paúl Espinoza quién le ha inculcado pundonor cuando se pone la divisa lojana en Juegos Nacionales, donde obtuvieron una presea que fue motivo de una condecoración de Fedeloja.

 

La aspiración a futuro de Elián es ser militar porque le gusta el esfuerzo físico y en lo deportivo anhela llegar a la selección nacional. Dice que para ello su motivación son sus padres Maricela Torres y Marcelo Quichimbo, así como su hermano Mateo; y, su familia en general porque el baloncesto es un deporte que casi todos lo han practicado y lo llevan en la sangre.

 

No tiene un ídolo nacional o internacional en el baloncesto pero le gusta ver los encuentros de la NBA. El dorsal que le gusta utilizar es el número 14. Expresa que la vida deportiva es sacrificada porque toca dar prioridad a los entrenamientos antes que a momentos con la novia o fiestas con amigos.

 

Sin embargo no se arrepiente de haber escogida esta vida deportiva porque su mejor recompensa es cuando su familia lo apoya a rabiar desde los graderíos y eso le dan fuerzas para jugar como todo paltense: con el corazón.

A %d blogueros les gusta esto: